Martes 18 de Junio de 2024

Hoy es Martes 18 de Junio de 2024 y son las 15:06 -

18 de mayo de 2024

Corrió con Senna y Prost y volverá a subirse a su Fórmula 1: la emoción de Oscar Larrauri y cómo se recuperó el auto, que estaba abandonado

El Poppy manejará su EuroBrun en el marco del Gran Premio de Emilia Romaña. A sus 69 años se dará el gusto delante sus hijos. Sus anécdotas de la temporada 1988. El nuevo dueño revela el renacer del coche en un taller que restaura joyas históricas

Oscar Larrauri clasificó 18º en el GP de Mónaco 1988 y abandonó durante la carrera />
Oscar Larrauri clasificó 18º en el GP de Mónaco 1988 y abandonó durante la carrera

Justamente, en el callejero de Mónaco cumplió con una labor descollante ya que avanzó en la preclasificación y en la clasificación fue 18°, superando a pilotos cuyos autos solían tener mejores rendimientos como los dos Ligier de René Arnoux y Stefan Johaansson, el Lola de Yannick Dalmas y el March de Ivan Capelli. Logró arrancar la competencia a diferencia de su compañero de equipo, Stefano Modena. Si bien Larrauri abandonó en la vuelta 14° por fallas en los frenos, lo que lo obligó a un despiste y la rotura de la parte delantera del coche, su logro puede considerarse una hazaña por las limitaciones de su auto, el contexto de aquella F1 y el circuito. “Pude superar con un buen tiempo la preclasificación. Allí había corrido en 1980, en 1981 salí segundo y en 1982 gané. Era una pista muy conocida y la tenía en la mano y pude desarrollar bien en la Fórmula 1 el potencial del auto”, explica sobre su labor en el Principado.

En las otras siete carreras que pudo largar su mejor resultado fue el 13° lugar en México y el puesto 16° en Alemania. En las restantes desertó por diversas fallas mecánicas: Brasil (eléctrico), Canadá (suspensión), Estados Unidos (caja de cambios), Francia (embrague) y Australia (semieje).

“Esa F1 era complicada porque quedabas afuera. En Suzuka hice un tiempo en la preclasificación que me hubiese permitido largar en el decimoquinto puesto en la carrera. Sin embargo, ese tiempo no sirvió para poder clasificar porque delante mío había dos Lola y dos Brabham, que eran coches que largaban en cuarta fila, más o menos. Pero no pude pasar a la clasificación y era una pena porque el auto en 1989 andaba muy bien, porque nos permitió hacerle modificaciones durante las carreras para desarrollarlo. El de 1988 era bastante virgen”, relata.

Oscar Larrauri logró su mejor resultado en la Fórmula 1 al ser 13º en el Autódromo Hermanos Rodríguez

Esa temporada estuvo marcada por el inicio del duelo entre Ayrton Senna versus Alain Prost. También hubo otros pesados como Nigel Mansell, Gerhard Berger, Riccardo Patrese y Michele Alboreto. Poppy compartió 16 fines de semana y cuatro continentes junto a ellos y sobre el trato con sus colegas aclara que “cuando uno está en la F1 está preocupado por lo suyo y lo demás pasa medio desapercibido. Cuando uno corre en una categoría conoce a todos porque sabés los defectos y estudiás qué comportamiento puede tener en pista hasta el último, si lo tenés que pasar tenés que saber a quién estás pasando. Hubo saludos y demás, pero nunca un encuentro o charla extensa con el resto de los pilotos”.

Aunque recuerda una anécdota especial sobre Senna el fin de semana que logró el primero de sus tres títulos mundiales: “En la clasificación de Suzuka en 1988, todos los pilotos ya habían clasificado y faltaban tres minutos para terminar la clasificación y salió Senna. Yo estaba en el box de Mansell y estaban mirando la televisión cómo Senna clasificaba e hizo la pole. Lo vi a Mansell que se agarró la cabeza y otros pilotos alardeaban por el tiempo de Senna. La verdad que era un velocista”.

En ese año Poppy hizo miles de kilómetros entre la F1 y su participación en el Mundial de Endurance y de aquel periplo internacional cuenta que “yo estaba acostumbrado con mi equipo a moverme solo. Cuando corrí en Suzuka, después me fui a México a correr en el Sport Prototipo y después me fui a Adelaida a correr en F1. Me organizaba por mi cuenta para poder estar. En los circuitos europeos el equipo pedía una habitación para cada piloto”.

En las últimas cinco fechas de la temporada siguiente, el Poppy fue convocado por EuroBrun para volver al equipo de F1, pero no pudo largar ninguna carrera. No obstante, explica por qué el auto de 1989, el ER 189, era mejor: “Tenía mejor rigidez y chasis. Era casi dos segundos más rápido. Era un muy buen auto. Lamentablemente no lo pudimos desarrollar porque comenzó Gregor Foitek a correrlo y estaba muy lejos. Luego cuando me subí yo descubrimos problemas con las llantas traseras que eran muy angostas respecto de las cubiertas, entonces tomaba mucha deriva y le quitaba adherencia al tren delantero. Las gomas traseras también actúan sobre el tren delantero y le daban mucho grip de agarre. Si esto hubiese sido en carrera nos hubiésemos dado cuenta del problema. Era una tontería, pero nadie se había dado cuenta de esto”.

Larrauri
Larrauri delante de Alain Prost en Paul Ricard, Francia. En el fondo asoma Ayrton Senna (Alamy)

Volver a vivir

Luego de aquella temporada EuroBrun usó el ER 188 en la primera parte de la temporada 1989, con las modificaciones del caso como la cobertura del motor que se elevó para proteger al piloto. Los ER 188 fueron reemplazados desde la octava fecha en Gran Bretaña y luego quedaron en desuso. Debido a que los costos se incrementaron, la escudería suiza estuvo en la Máxima hasta 1990 y al finalizar la temporada se retiró.

El equipo se desintegró y como suele pasar en estos casos los coches se vendieron a millonarios que se dan el gusto de tener estas joyas guardadas en el garage de su casa. Algunos tienen un mantenimiento impecable y hasta llegan a participar de las carreras de la Fórmula 1 Histórica. No fue el caso de la persona que compró uno de los tres EuroBrun ER188 01 y que tuvo en su poder el coche de Larrauri.

Dos hermanos que se dedican a la restauración de autos de F1 lograron dar con el titular del coche y se lo compraron en “muy mal estado”, como le relata Sebastián Brun Caira a este medio. “Encontramos el coche en muy mal estado en manos de un coleccionista privado. Y restauramos el coche completamente al original”, cuenta.

Añade que “por este motivo lo desmontamos completamente, se revisaron y revisaron todos los elementos, incluido el motor, la caja de cambios, los triángulos de suspensión y el depósito. Todos los elementos de seguridad han sido examinados y validados. ¡Esta restauración duró más de un año y medio!”

Así
Así luce hoy el EuroBrun ER 188 01. La imagen es de la carrera de Fórmula 1 Histórica en el circuito francés de Paul Ricard (@officinacaira)

“Oscar Larrauri lo conducirá el sábado y el domingo”, sostiene sobre la actividad que tendrá Poppy, que tendrá 20 minutos en cada salida a pista. Este sábado será entre las 12.15 y 12.35 y el domingo entre las 7.30 y 7.50 (horarios de la Argentina). Serán 40 minutos inolvidables para Poppy y para su familia que lo acompañó al emblemático circuito italiano. También el domingo girará un McLaren M4/4 de 1988 con el que Ayrton Senna logró su primera corona y será conducido por Sebastian Vettel, y servirá de homenaje al recordado tricampeón mundial de F1, dado que el pasado 1 de mayo se cumplieron 30 años de su trágico accidente en el mismo circuito italiano.

En tanto que Sebastián Brun Caira aclara que su primer apellido es solo una coincidencia: “No tenemos ningún vínculo familiar con Walter Brun. Mi hermano y yo fundamos nuestro taller en 2015, especializándonos únicamente en Fórmula 1 Histórica y mi placer personal es que los pilotos originales compitan con los autos que hemos restaurado”.

El auto tiene el motor V8 Judd CV original de esa época, aunque el que usaba el EuroBrun ER 188 01 era un Cosworth DFZ, un V8 de 3.500 cm3 de unos 600 caballos de potencia y 11.200 RPM (revoluciones por minuto). El coche hoy luce como en la última carrera de 1988 en Australia y cuya decoración era blanco y amarillo.

El
El Poppy Larrauri, a la izquierda de la foto, con la vieja banda del Brun Motorsport, el equipo del Mundial de Endurance (Oscar Larrauri)

En Imola se juntará un referente histórico argentino, como lo es Larrauri, y uno del presente, Franco Colapinto, que correrá la cuarta fecha de la Fórmula 2. “Lo veo muy bien. Tiene un buen futuro por delante. Me gustó las dos carreras que ganó en Monza, donde claramente habla de su capacidad porque no es una pista fácil. No estaba en primera fila y pudo ganar viniendo desde atrás. Está muy bien encaminado donde está. Es lo mejor que podemos tener hoy en día para apuntar a llegar. Pienso que tiene la capacidad para correr en la F1″, afirma Poppy sobre el joven de Pilar que este fin de semana lleva en su auto de Fórmula 2 el apellido de Traverso, en homenaje al ídolo que falleció el sábado pasado.

Más allá de las proezas de Juan Manuel Fangio con sus cinco títulos, de José Froilán González, primer ganador en la historia de Ferrari y subcampeón mundial en 1954, y de Carlos Alberto Reutemann, subcampeón en 1981; luego de ellos los amantes del automovilismo en Argentina recuerdan con cariño los autos de los otros argentinos que llegaron a la F1 como el EuroBrun ER 188 01, los Minardi de Esteban Tuero (1998) y Gastón Mazzacane (2000 y también corrió cuatro carreras con Prost en 2001) y el Sauber de Norberto Fontana (1997).

Pasaron 36 años de aquella incursión de Oscar Larrauri en la Fórmula 1. No fue con los resultados esperados, pero nadie le quita el haber llegado a la cúspide y sin poner un centavo, porque era uno de los mejores profesionales de su época. Acompañó el sueño de Walter Brun por tener un equipo en la Máxima. Ambos llegaron y eso es lo que importa. En medio de su orgullo y emoción ya que sus hijos podrán verlo, el Poppy volverá al volante de ese auto con el que compartió la pista con Ayrton Senna y Alain Prost.

Oscar
Oscar Larrrauri este viernes en los boxes de Imola y su familia junto al EuroBrun ER 188 01 (Oscar Larrauri)

Ver más

COMPARTIR:

Comentarios